La bomba de caída libre MK-82 lanzada por Arabia Saudita en Yemen, que dejó 39 niños muertos, sería de fabricación estadounidense, reveló el periodista Nasser Arrabyee, quien publicó en su Twitter fotos de piezas de bombas MK-82 de EE.UU.
El ataque aéreo ocurrió el pasado jueves contra un autobús escolar en la provincia de Saada, noroeste de Yemen. La tragedia dejó 39 niños muertos y 57 personas heridas, la gran mayoría también menores.
Los responsables del ataques son los países de la coalición internacional, cuyo portavoz Turki al Maliki había declarado a la AFP que habían realizado un ataque contra «combatientes hutíes», pero un día después las imágenes de los niños asesinados y heridos se hicieron públicas.
Las bombas MK-82 de EE.UU. de fabricación estadounidense suelen ser halladas en los sitios donde Arabia Saudita realiza ataques aéreos, en su mayoría objetivos civiles.
Sin embargo, el portavoz del Comando Central de EE.UU. (Centcom), Josh Jacques, aseguró que no es posible determinar si la bomba utilizada en el ataque es una de las que han sido vendidas a Arabia Saudita.