LA NOTICIA

en San Luis

2019-10-07 Nacionales

A los botes, que encima no alcanzan

Juntos por el Cambio se destartala entre facturas cruzadas


Sin ninguna encuesta a favor, Juntos por el Cambio navega derecho hacia el iceberg del 27 de octubre. Solo Mauricio Macri y Miguel Pichetto fingen demencia y tocan el violín en el transatlántico. Está pintado de amarillo y tiene altas probabilidades de terminar en el fondo del mar. El resto se pelea por los botes mientras mira con terror cómo Donald Trump y Comodoro Py, entre otros factores de poder, se acomodan a la nueva situación y observan la derrota con catalejos.

La que se aferró al primer bote es Elisa Carrió, la diseñadora original de Cambiemos junto con Macri y el radical Ernesto Sanz.

El jueves, en un acto en el Club Aráoz de Palermo, Carrió dijo que el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, “esconde muchas cosas y nos entregó en toda la nación”. No aclaró el “nos” ni aportó mayores indicios.

El viernes un Macri que no quiere llegar al final aún más deshilachado defendió a Frigerio. “Todo lo que Rogelio ha hecho ha sido bajo mi conducción y liderazgo, con lo cual estoy tranquilo.” Sobre la supuesta entrega, dijo Macri a un periodista de Bahía Blanca: “Debería preguntárselo a ella. No tengo esa interpretación. Creo que las PASO expresaron una situación dura que hemos vivido especialmente desde abril del año pasado”.

En abril de 2018 el Gobierno produjo la primera megadevaluación. Fue el síntoma de que el crédito externo ya no podía sostener el nivel de endeudamiento rápido y furioso. Luego la Casa Rosada buscó el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional que estos días padece también el Ecuador de Lenin Moreno. Parece que hubieran pasado 20 años pero solo transcurrió uno desde que Macri convocó a los argentinos a enamorarse de la entonces directora del Fondo Christine Lagarde. Ni siquiera ella sigue en su puesto.

Si el Titanic de Frigerio y Macri está en problemas, el bote de Carrió no parece muy seguro. La diputada emerge de los cuatro años de macrismo más débil que uno de sus blancos preferidos: el juez federal de Dolores Alejo Ramos Padilla.

En febrero, cuando empezó a investigar una trama de extorsión y espionaje con centro o ramificaciones en la inteligencia del Estado y en la Justicia, Ramos Padilla asomaba como un eslabón frágil dentro del mapa político. Pero los datos que obtuvo fueron tan duros que trabaron el plan de quitarle la causa y enviarla a los jueces de Comodoro Py para que la durmieran bajo el arrullo del fiscal Carlos Stornelli. Incluso Ramos Padilla notificó a Carrió y a sus colegas Mariana Zuvic y Paula Oliveto que están querelladas y bajo sospecha por las maniobras del espía Marcelo D’Alessio. La causa, como se sabe, sigue.

Miguel

El recelo contra Frigerio es por la buena relación del ministro con los gobernadores peronistas. Ese nexo fue clave para que la mayoría de los senadores y una parte de los diputados le dieran aire al Gobierno. Después, cuando lo vieron moribundo, los dirigentes peronistas del interior se dedicaron a lo suyo: reelegir en sus provincias y disputarle al macrismo las capitales perdidas como Santa Rosa, Córdoba y Paraná. Y entonces paladearon la eficacia de la unidad peronista provincia por provincia, que terminó resultando una de las vertientes del Frente de Todos. Frigerio suele comentar a propios y extraños que él fue simplemente un canal de negociación necesario para lidiar con un Congreso permeable pero ajeno. Estos días, además, agrega que sufre una incomodidad adicional. Por un lado recibe los embates de Carrió, quizás obsesionada con todo lo que huela a partido político. Por otro lado, solo la sensación de final apagó los ataques de Marcos Peña, el alter ego de Macri para la política. Hay otros egos alternos del Presidente, como el empresario Nicolás Caputo, pero a esta altura se dedican más a cerrar negocios de último momento que a sentarse en las mesas de negociación de un país hambriento y vejado.

Todas las alas --la dialoguista de Frigerio, la tirabombas de Carrió, el purismo PRO de Peña y Macri, la mercantil de Caputo--- constataron que la supuesta nueva pata peronista de Cambiemos llamada Pichetto no aportó ni líderes ni votos. Ningún dirigente importante se bajó de un tren justicialista cada vez más exitoso. Y sus ex compañeros de tantos años en el bloque del Senado no salen de su asombro. “Miguel siempre fue un conservador, incluso cuando era jefe de nuestra bancada con Néstor y Cristina”, dijo a este diario uno de ellos. “Alguna vez se pasó de la raya con expresiones xenófobas. Pero nunca tuvo una cosmovisión de extrema derecha, casi fascista, como la de ahora cuando pide dinamitar la villa 1-11-14 o busca votos sacándose una foto con (Jair) Bolsonaro.” Cuando se escriba la historia del Enigma Pichetto habrá que agregar que, mientras construía su personaje de nacionalista polaco, nunca dejó de cuestionar el revoleo de preventivas santificado por el camarista Martín Irurzun ni transigió con los pedidos de desafuero de Cristina Fernández de Kirchner.

Hernán

En medio del desbande y el pase de facturas por la superderrota de las PASO hace equilibrio el ministro de Hacienda Hernán Lacunza. La jefa que aceptó su pase a préstamo a la Nación, María Eugenia Vidal, está al tanto de que a Lacunza lo que más le importa es la transición y que no quiere llegar al 10 de diciembre con una condena política por parte del peronismo. El equipo del ministro también tiene en claro el fino andarivel por el que intentará circular Lacunza hasta el último día de Gobierno. Los criterios son tres. Uno, no dejar solo a Macri. Dos, racionalizar lo máximo posible los pedidos del Presidente y nunca doblar la apuesta hacia una mayor ortodoxia. Tres, no olvidar que debe haber vida después del traspaso de gobierno.

La propia Vidal busca aplicar esos tres criterios aun sabiendo, como repite su jefe de Gabinete Federico Salvai a quien quiera escucharlo, que los 18 puntos a favor de Axel Kicillof en las PASO son imposibles de remontar. La gobernadora seguirá con su programación habitual. Acompañará a Macri cuando le toque y escuchará el mantra del “Sí se puede”, como lo hizo el lunes pasado en Junín. Mirará para un costado cuando los intendentes entreguen boleta cortada y renieguen no solo del nombre del Presidente sino también del de la persona que antes llamaban cariñosamente Mariu y ahora reconocen solo como Vidal. Se mantendrá fiel a sus relaciones con el poder supremo, como las energéticas a las que subsidia todos los meses tal como lo saben los bonaerenses: el subsidio está en la boleta. Evitará choques de último momento con los sindicatos docentes, que no le perdonan la responsabilidad y la insensibilidad frente a las muertes de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez pero ya solo esperan el cambio de gobierno. Tratará de retener a la mayor cantidad posible de legisladores provinciales. Buscará apurar designaciones judiciales que le metan una cuña al próximo gobernador. Y solidificará la alianza con su reclutador y primer jefe en la Fundación Sophia, Horacio Rodríguez Larreta.

El alcalde porteño mira las encuestas y cruza los dedos. Su objetivo es derrotar en primera vuelta a la fórmula de Matías Lammens y Gisela Marziotta, porque quién sabe qué puede pasar con un ballottage en noviembre, con un Alberto y un Axel ya electos. Después de las últimas elecciones provinciales Mendoza le quedó a Juntos por el Cambio. Pero en rigor le quedó al radicalismo que lidera Alfredo Cornejo, el que se preguntó “por qué puta” quisieron nacionalizar los comicios en su distrito. Rodríguez Larreta necesita el triunfo por sí mismo (desde chiquito dice que quiere ser Presidente), por el Pro (que nació desde el Estado porteño) y por las efectividades conducentes: la capital de la República no solo es rica sino que es una fuente de enriquecimiento. Por el precio del suelo que se valoriza con la especulación, en principio, y porque es la sede de todos los poderes, incluyendo a los bancos y a los grandes medios.

Como Martín Lousteau conoce el poder de la CABA (y como a sus 48 ya no es un político junior porque Barack Obama, por ejemplo, fue presidente a los 47), es que ya se ve senador electo y disputándole desde el primer día el liderazgo de la futura oposición a Macri, a Rodríguez Larreta, a Vidal o a su correligionario Cornejo. ¿Y qué hará Macri? Federico Pinedo le dijo a Pablo de León en Radio con vos que “Macri va a estar siempre dispuesto a hacer lo que necesite la Argentina, no importa el lugar adónde esté”. Y agregó: será “donde lo ponga el pueblo”.

Palabra de Pinedo.




Volver Atrás
IMPORTANTE!!! La Noticia en San Luis NO TIENE RESPONSABILIDAD ALGUNA sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite, LNSL Se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.