LA NOTICIA

en San Luis

2018-11-07 Columna: Educación Vial

Por José Quevedo Celi

¿Estupidez o inconsciencia?


Hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana. Del universo no estoy seguro, parafraseaba Einstein...

¿Es necesario caminar sin ver, por ir mirando el celular? ¿Tanto nos cuesta esperar un momento y leer nuestros mensajes luego? ¿Es realmente urgente que realices esa llamada mientras manejás?

Todo puede esperar, definitivamente, menos el cambio de conciencia que resulta indispensable para la población puntana.

Siguiendo esta misma línea, una encuesta realizada por una importante terminal automotriz estadounidense, demostró que gran parte de los jóvenes cruza la calle mirando a su celular, o lo utiliza al caminar y por lo tanto desvía su atención del tránsito. Los jóvenes de entre 16 y 24 años son quienes efectúan esta práctica con más frecuencia y, curiosamente, los accidentes de tránsito son la principal causa de muerte de este segmento de la población.

Scientific Reports, publicó y analizó el comportamiento de los conductores al utilizar el teléfono mientras conducen. De este se desprende que el denominado “sexto sentido” que deberían mantener activado los conductores a la hora de transitar por las calles pierde su efectividad y disminuye por prestar atención al móvil. Ni hablar de los policías y agentes de tránsito, que hacen todo mal, conducen sin cinturón, hablando por el celular, no respetan las leyes de transito… No están eximidos de cumplimentar las normas de tránsito.

Las reglas tienen una razón de ser, pues parten de la observación de conductas peligrosas o imprudentes a las que se pretende regular. No son el mero capricho de un político, ni algo que se le ocurrió a una persona con mucho tiempo libre. Acatarlas, por lo tanto, además de ser una obligación civil constituye un deber moral. Sabiendo que vivimos en una sociedad transgresora por naturaleza cultural y por elección, sabiendo que llegar a la esquina debo frenar siempre, debo extremar medidas de cruzar a la calle, porque quizás un ciclista cruce en rojo, y así podría estar toda la noche hablando de las transgresiones, y para colmo pensamos que son cancheras.

Es responsabilidad de todos. Tomar conciencia de nuestros derechos pero también de nuestras obligaciones al salir a la calle se vuelve una medida indispensable. Aumentar las clases de seguridad vial no servirá de nada si el pensamiento colectivo no varía sustancialmente y comienza a entender que poner un pie en la calle siempre puede ser un arma de doble filo, y siempre implica algún tipo de riesgo sin importar que actor vial somos que ocupemos en el tránsito.

Cualquiera puede sufrir un accidente vial, por más precavido que sea. Las distintas tecnologías se presentan como los principales aliados para asegurar la vida de todos. Aún así no nos exime de tener un accidente Fatal, ni aun yendo en la autopista con óptimas medidas de infraestructura, como fue el caso del ex gobernador de la Provincia de Córdoba.

Y ya vislumbrando el final de esta nota me parece que tenemos que usar todas las herramientas disponibles para crear la conciencia vial y las innovaciones tecnológicas prometen facilitar esta toma de conciencia, con distintas aplicaciones y funcionalidades que avisan en caso de que un pasajero no utilice el cinturón, tenga sueños o vaya conduciendo con el celular. Sin embargo, el cambio más importante debe realizarse en la mente de los ciudadanos, de todos nosotros, para que logremos comprender la importancia de manejar con respeto y conciencia vial.




Volver Atrás
IMPORTANTE!!! La Noticia en San Luis NO TIENE RESPONSABILIDAD ALGUNA sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite, LNSL Se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.