LA NOTICIA

en San Luis

2018-10-31 Columna: Pateando el tablero!

Por Johana Gómez

¿Se podría haber evitado la media sanción del Presupuesto 2019?


La aprobación del Presupuesto a la medida de Macri y a gusto del FMI, la colaboración peronista y el rol de la totalidad de las dirigencias sindicales.

Por Johana Gómez - Referente provincial del PTS - Frente de Izquierda

Finalmente, en la madrugada del jueves 25 de Octubre, la Cámara de Diputados de la Nación terminó votando la media sanción de un Presupuesto 2019 que busca legalizar la brutal caída de los salarios y las jubilaciones, profundizar los tarifazos, extender los cierres de empresas y comercios, aumentar los despidos y las suspensiones, hundir más a la educación y salud públicas, y anular todo tipo de inversión en infraestructura, ciencia y tecnología.

Este Presupuesto, diseñado por Christine Lagarde y el “Fondo Monetario Internacional”, fue aprobado con generosos aportes peronistas de quórum, votos y pasividad sindical. Tanto es así que, luego de votada la “madre de todas las leyes”, varios analistas salieron a afirmar que las victorias parlamentarias y políticas del gobierno nacional cambiemita no fueron ni son obtenidas por fuerza propia, sino por “ayuditas” ajenas.

Un ejemplo de ello fue el quórum que ciertos sectores del peronismo le aseguraron a la bancada macrista para el tratamiento de la Ley, dándole la espalda al enorme rechazo popular que se manifestaba en las inmediaciones del Congreso Nacional y a la terrible represión policial comandada por Patricia Bullrich y compañía. Entre aquéllos, estuvieron los Diputados Nacionales de San Luis: Karim Alume, Andrés Vallone, Victoria Rosso e Ivana Bianchi. Ni hablar del radical José Riccardo, quien no sólo dio quórum sino que también votó a favor del Presupuesto ajustador del FMI, demostrando ser más macrista que el propio Macri.

Asimismo, la mentada “ayudita” vino desde el terreno sindical, también peronista. Esta fue tan evidente que la misma Presidenta del FMI (Lagarde) celebró la supuesta tolerancia de la sociedad argentina ante el ajuste: “A pesar de una situación económica complicada y una historia difícil de los préstamos del Fondo a la Argentina, la oposición social al programa ha sido más moderada de lo que podría haberse esperado”. Vaya guiño de ojo y palmadita de espalda para la burocracia sindical peronista que, literalmente, “se borró” de la jornada de lucha contra el Presupuesto 2019.

Si vamos al caso, la dirigencia de los sindicatos puso más empeño en la impotente concentración de Luján antes que en evitar que pase esta Ley de leyes que, de aprobarse en el Senado de la Nación el mes que viene, recortará un 10 % en fondos para educación, ajustará un 77 % en lo que se destina para infraestructura escolar, destinará un 35 % menos a becas estudiantiles, y afectará un 39 % lo destinado a la formación docente. Parece que para el sindicalismo peronista es mejor llevar más personas a Luján a rezar antes que a manifestarse contra el ajuste al Congreso Nacional.

Esto contrasta con los resultados de las encuestas que se hacen a nivel nacional, en los que se refleja un rechazo cada vez mayor al conjunto de la política económica del gobierno nacional, lo que hace confirmar que disposición para rechazarla y enfrentarla es lo que sobra en la clase trabajadora y los sectores populares. Por eso, hay un “error” en las declaraciones del FMI. La “moderación” a la que hace referencia parece ser mucho más de los dirigentes políticos y sindicales antes que de la “oposición social”, es decir, el pueblo trabajador.

La media sanción del Presupuesto 2019 podría haberse evitado si se paraban los puertos y aeropuertos, todos los bancos, las fábricas, escuelas, facultades y dependencias del Estado, y se convocaba a la totalidad de las trabajadoras y los trabajadores -con la fuerza de las organizaciones sindicales- a marchar al Congreso Nacional para evitar esa votación.

Pero, la CGT llamó a "un paro" para una fecha indeterminada "de noviembre", cuando seguramente el Presupuesto ya sea Ley. Y los otros dirigentes sindicales que dijeron oponerse a tal proyecto, entre ellos los de las CTA, estuvieron más preocupados por el “reino de los cielos” que por lo que terminó pasando en la madrugada del jueves 25 de Octubre.

De hecho, ambos sectores se están jugando a que esperemos a las elecciones del 2019, año en el que la vida de millones de personas empeorará muchísimo si no se frena y se derrota el ajuste del FMI ahora. Sin embargo, lo peor de todo, es que ni siquiera plantean romper con el FMI y dejar de pagar la tremenda y fraudulenta deuda contraída con los especuladores, en caso de que ganaran las próximas elecciones presidenciales.

Más allá de todo ello, lo cierto es que en Noviembre se va a tratar el mentado Presupuesto en el Senado Nacional. Ese día debe ser una verdadera jornada nacional de lucha, con paro general y movilización masiva hacia el Congreso de la Nación. Hay que organizarse en cada escuela, lugar de trabajo y estudio, para que las conducciones sindicales, la clase trabajadora, el movimiento estudiantil y de mujeres sean protagonistas de un rechazo histórico a las políticas del gobierno macrista y del FMI.

Bronca y fuerzas no faltan para hacerlo.




Volver Atrás
IMPORTANTE!!! La Noticia en San Luis NO TIENE RESPONSABILIDAD ALGUNA sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite, LNSL Se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.