LA NOTICIA

en San Luis

2018-10-22 Judicial

III juicio de lesa humanidad en San Luis

Sin Saá inició el debate oral contra Allende, Camps y Caram


San Luis (LaNoticia) 22-10-18. El viernes dio inicio al tercer juicio por delitos de lesa humanidad cometidos en San Luis durante la dictadura cívico-militar que comenzó en el año 1976, luego de derrocar al Gobierno de Isabel Martínez.

El tribunal presidido por el cordobés Julián Falcucci e integrado por los mendocinos María Paula Marisi, Alberto Daniel Carelli dio comienzo al debate oral, disponiendo que el mismo sea suspendido para el imputado -ex fiscal federal de San Luis- Hipólito Saá, debido a que el hombre no tiene capacidad cognitiva para ser juzgado. De todos modos, se dispuso que cada seis meses se le realicen exámenes médicos, debido que ante una eventual recuperación de su estado de salud, inmediatamente debe ser juzgado.

Así las cosas, el debate continúa para los imputados Eduardo Allende por su condición de juez federal por aquel entonces; Jorge Caram, quien fue médico policial; y Alberto Camps, quien en esa época era teniente del Ejército.

La primera audiencia comenzó por la mañana y finalizó por la tarde -luego de un cuarto intermedio para almorzar-, debiéndose suspender la lectura de la síntesis de la requisitoria fiscal de elevación a juicio, debido a que Caram, por padecer cáncer terminal, debía ser sometido a un tratamiento médico.

Camps siguió muy serio toda la jornada sin hacer un solo gesto; algo que no fue así por parte de Allende, quien en varias oportunidades sonrió socarronamente a la vez que movía la cabeza negativamente mientras escuchaba cada uno de los 23 hechos -nominados en 16 casos comunes- delictivos que se le imputan. Pero la sonrisa desapareció de golpe de sus labios cuando escuchó el caso 4, en el que se desarrolla los apremios ilegales denunciados por Víctor Hugo Ciribeni, detenido en el domicilio de Maipú 1345, y ante el que Allende se declaró incompetente, cuando está demostrado que este caso se produjo cuando la policía hizo un rastrillaje en toda la manzana comprendida por Colón, España, Maipú y Tomás Jofré, luego de un allanamiento al domicilio de Colón 1344, procedimiento que había sido ordenado por Allende y al cual concurrió personalmente. Por su parte, su hijo el actual fiscal de Estado de San Luis, que lo acompañó durante toda la jornada, se mostró muy serio y preocupado, como presintiendo que su padre está en un laberinto del cual no podrá salir.

En el expediente se muestra claramente que Allende como juez federal se desentendió de todos los casos que llevaron adelante los grupos de tarea del Ejército y las policías Federal y Provincial, no investigando como hubiere correspondido varias denuncias por apremios ilegales, como así también no hacer investigación alguna cuando le llegaba algún expediente con detenidos que pasaron más de un mes en cautiverio sin que la justicia federal a su cargo tomara conocimiento.

Como nos dijo el representante de la APDH, Carlos Pereyra, “si Allende y Saá hubieran hecho su trabajo, en San Luis no tendríamos muertos por la dictadura”. -ver nota aparte-

Imputaciones

Eduardo Alberto Camps llega imputado como “autor del delito de asociación ilícita, en calidad de integrante de la misma. Coautor material del delito de privación abusiva de la libertad agravada (…) en 3 hechos cometidos respectivamente en perjuicio de Isabel Catalina Garraza, Edgardo Raúl Lima y Domingo Alberto Silva. Coautor material del delito de tormentos en 3 hechos cometidos respectivamente en perjuicio de Isabel Catalina Garraza, Edgardo Raúl Lima y Domingo Alberto Silva, todos ellos calificados como delitos de lesa humanidad”.

Por su parte, Jorge Omar Caram está imputado como “autor del delito de asociación ilícita en calidad de integrante de la misma. Coautor material del delito de privación abusiva de la libertad agravada (…) en 4 hechos cometidos respectivamente en perjuicio de Carlos Enrique Correa, Juan Fernando Vergés, Aníbal Franklin Oliveras y Pedro Garraza. Coautor material del delito de tormentos en 4 hechos cometidos respectivamente en perjuicio de Carlos Enrique Correa, Juan Fernando Vergés, Aníbal Franklin Oliveras y Pedro Garraza. Todos ellos calificados como delitos de lesa humanidad”.

Mientras que el ex juez Eduardo Francisco Allende llega imputado como “partícipe necesario del delito de privación abusiva de la libertad agravada (…) en 23 hechos cometidos respectivamente en perjuicio de Graciela Fioccheti, Santana Alcaráz, Domingo Hildegardo Chacón, Víctor Hugo Ciribeni, Pedro Valentín Ledesma, Vicente Rodríguez, Inés Milca Guillaume, Aníbal Franklin Oliveras, Carlos Enrique Correa, Abdo Rahín Ismael, Mirtha Gladys Rosales, Juan Fernando Vergés, Omar Prudencio Juárez, María Luisa Ponce de Fernández, Juan Cruz Sarmiento, Julio Oscar González, Mabel Irene Merlino, Ricardo Manuel Vallejo, Ana María Garraza, Edgardo Raúl Lima, Raúl Alberto Castillo, Ignacio Benito Echandía y Juan Manuel Echandía. Partícipe necesario del delito de tormentos en 21 hechos cometidos respectivamente en perjuicio de Graciela Fioccheti, Víctor Hugo Ciribeni, Pedro Valentín Ledesma, Vicente Rodríguez, Inés Milca Guillaume, Aníbal Franklin Oliveras, Carlos Enrique Correa, Abdo Rahín Ismael, Mirtha Gladys Rosales, Juan Fernando Vergés, Omar Prudencio Juárez, María Luisa Ponce de Fernández, Juan Cruz Sarmiento, Julio Oscar González, Mabel Irene Merlino, Ricardo Manuel Vallejo, Ana María Garraza, Edgardo Raúl Lima, Raúl Alberto Castillo, Ignacio Benito Echandía y Juan Manuel Echandía. Partícipe necesario del delito de homicidio agravado en 6 hechos cometidos respectivamente en perjuicio de Graciela Fioccheti, Santana Alcaráz, Domingo Hildegardo Chacón, Raúl Sebastián Cobos, Pedro Valentín Ledesma y Vicente Rodríguez. Todos ellos calificados como delitos de lesa humanidad”
.


Carlos Rubén Capella
lanoticiaensl@gmail.com




Volver Atrás
IMPORTANTE!!! La Noticia en San Luis NO TIENE RESPONSABILIDAD ALGUNA sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite, LNSL Se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.