Otra vez le dan prórroga al `poio de Uría´ - La Noticia de San Luis

LA NOTICIA

en San Luis

2018-08-07 Judicial

Teléfono para el procurador Estrada

Otra vez le dan prórroga al `poio de Uría´


San Luis (LaNoticia) 07-08-18. Omar Uría se jubiló y dejó el Superior Tribunal de Justicia, pero también dejó a `su poio´ que sigue recibiendo prórrogas.

Para que nuestros/as lectores/as sepan de qué estamos hablando, primero hay que hacer un breve repaso por los archivos. Así las cosas, nos vamos al archivo de nuestro medio del 16 de marzo de 2015, en donde nos preguntamos si los ministros del Superior Tribunal de Justicia de San Luis “¿Borran con el codo lo que escriben con la mano?” y tenía que ver con que “el Superior Tribunal de Justicia de San Luis decidió dar a luz el Acuerdo Nº 234/2014, con fecha 29 de mayo de 2014, mediante el cual decidieron `RECORDAR que los Juzgados con competencia en materia Civil, Comercial, Minas, Familia y Menores de la Provincia deberán al día primero de enero de 2015, haber cesado la mora en el dictado de Sentencias definitivas e Interlocutorias, bajo pena de incurrir en las causales de mal desempeño de conformidad a lo establecido en el Artículo 167 del Código Procesal Civil y Comercial de la Provincia de San Luis (art. 937, Ley N° Vl-0150-2013)´”, a lo que se agregaba un segundo punto en el que decidía “DETERMINAR que a partir del 1 de enero de 2015, los Juzgados y Tribunales (Civiles, Comerciales, Minas, Laboral y Familia) de todas las Circunscripciones Judiciales podrán solicitar como máximo una sola prórroga de plazo para el dictado de Sentencias y Autos Interlocutorios por cada expediente y que la misma no podrá exceder el plazo máximo de treinta (30) días”.

Bien, nada de eso se cumplió con quien bautizamos `el poio de Uría´, toda vez que Javier Solano Ayala fue secretario privado del entonces ministro Omar Uría y de allí, `mágicamente´ saltó a juez de primera instancia en lo Civil, Comercial y Minas Nº 3 de la Primera Circunscripción Judicial y como si fuera poco, en pocos años lo hizo a camarista. ¡Toda una carrera la del muchacho!

Desde que asumió en 2013, Ayala tuvo 5 prórrogas, y como si fuera poco, en 2015, al poco tiempo que los ministros del Superior Tribunal les dijeron que tenían que tener el Juzgado al día, ya le dieron una nueva prórroga en marzo, y por 60 días, cuando el acuerdo señalaba que no iba a ser por más de 30 días -clic acá para ver archivo-. Como si fuera poco, en ese mismo 2015, en junio, o sea apenas tres meses después de la anterior, le volvieron a otorgar otra prorroga y nuevamente por 60 días, el doble de lo que habían anunciado que iban a conceder -clic acá para ver archivo-.

El zorro pierde el pelo, pero no las mañas

Luego del repaso por el archivo, ahora vemos que ya como camarista, `el poio de Uría´, don Solano Ayala pierde el pelo, pero no las mañas, porque lo vuelven a premiar con prórrogas, pero ésta, tal vez, sea la más grave de todos, porque se la concedieron apenas unos días después de haberle llamado la atención por la mora.

El pasado 30 de junio, los ministros del Superior Tribunal de Justicia firmaron el Acuerdo Nº 503, mediante el cual dan a conocer una auditoría a la Cámara en donde (no)trabaja don Solano Ayala, la cual arroja números más que preocupantes que demuestran una mora judicial preocupante, por lo que se decide “I) LLAMAR LA ATENCIÓN de los Sres. Magistrados Titulares de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Minas y Laboral Nº 1 de la Primera Circunscripción Judicial, Dres. JAVIER SOLANO AYALA y HORACIO GUILLERMO ZAVALA RODRIGUEZ (h), y a las Sras. Secretarias Dras. MARÍA CAROLINA PÉREZ PINTO TULA y MARÍA CELESTE RODRÍGUEZ, atento al resultado de la auditoría ordenada por el Alto Cuerpo por Acuerdo N° 335/18” -clic acá para ver el Acuerdo-.

Y acá viene la gravedad del caso, porque el 2 de agosto, es decir apenas a tres días del “llamado de atención” por la mora, los mismos que firmaron ese acuerdo, lo hacen en el Nº 516 mediante el cual acordaron “I.- CONCEDER prórroga de sesenta (60) días al Dr. JAVIER SOLANO AYALA, Juez de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Minas y Laboral N° 1 de la Primera Circunscripción Judicial, para el dictado de su voto en sentencias definitivas” -clic acá para ver Acuerdo-.

Es decir que le llaman la atención por la preocupante mora que tiene don Solano Ayala, alias `el poio de Uría´, pero tres días después le dan 60 días de prórroga para 20 causas; lo que claramente demuestra que tiene una protección más que importante.

Teléfono para el Procurador General de la Provincia

Hace muy poquito, en el segundo juicio político a la ex juez villamercedina Verónica Lafuente, el procurador Fernando Estrada -nada más ni nada menos que el jefe de Fiscales- le preguntó a los miembros del Jury “¿Estos son los jueces que queremos?”, en obvia referencia a Lafuente; pregunta que ya había hecho en el primer Jury a la misma juez.

Como dicen que `el pez por la boca muere´, el ser humano corre con la misma suerte y el Procurador no puede ser menos y le volvemos a preguntar: Procurador Estrada ¿Jueces como Solano Ayala quiere usted? ¿Y por qué se lo preguntamos? Sencillamente porque una de las causales que Estrada esgrimió para destituir a Lafuente, fue la mora que tenía en su Juzgado, algo que visiblemente tiene Solano Ayala desde que fue nombrado Juez 20 de septiembre de 2013, con una triste foja de prórrogas por incumplimiento que pondría colorado a cualquiera, menos a don Solano Ayala, a los ministros del Superior Tribunal y mucho menos al procurador Estrada, quien obviamente tiene varias varas para medir “gravedades”, según el juez tenga padrinos poderosos o esté en la más absoluta soledad.

“Pura hipocresía o hipocresía pura, como más te guste”, nos dijo alguien habitué en los pasillos de tribunales.

Carlos Rubén Capella
lanoticiaensl@gmail.com




Volver Atrás
IMPORTANTE!!! La Noticia en San Luis NO TIENE RESPONSABILIDAD ALGUNA sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite, LNSL Se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.