Nuevamente intenta tapar su inoperancia atacando a la prensa - La Noticia de San Luis

LA NOTICIA

en San Luis

2018-08-02 Política

¿Qué pasa Ponce? ¿Estás nerviosho?

Nuevamente intenta tapar su inoperancia atacando a la prensa


San Luis (LaNoticia) 02-08-18. El intendente capitalino Enrique Ponce mandó a atacar mediáticamente al cronista de este medio, simplemente porque informa la inoperancia de la gestión.

Al parecer Enrique Ponce, políticamente hablando, está tan solo que se apega cada vez más a la forma de hacer política del macrismo a nivel nacional. No solo que utiliza la fuerza pública municipal para evitar cualquier tipo de protesta contra su gestión, sino que también usa la mentira para tergiversar esa misma protesta. Todo en un parecido indisimulable con la forma de hacer política de sus nuevos patrones políticos: el macrismo nacional.

Como si fuera poco, también usa presupuesto municipal para sostener un pasquín pseudo informativo que es de su propiedad, que administra su hijo el concejal y en el cual escriben empleados que cobran su sueldo de la Municipalidad para desarrollar tarea pseudo periodística en un pasquín privado. Decimos pasquín y no lo mencionamos, porque apenas si lo leen no más de 200 personas y todas ellas empleados municipales, lo que sería darle entidad a lo que no la tiene; pero por sobre todo porque no lo utiliza para informar, fin que tienen los medios de comunicación, sino para adular la obra municipal propia e intentar desprestigiar -no siempre lo logran- a quienes trabajan profesionalmente informando a la población con responsabilidad.

Y a la hora de intentar desprestigiar, esta vez le tocó a nuestro cronista Federico Capella, a quien le dedican, no una sola nota, sino dos y pegaditas ambas. En una no lo mencionan aunque es evidente que se refieren a él, aunque utilizan mala la redacción, propia de quienes no son periodistas formados, y en la otra la tinta ya es más conocida, de alguien que alguna vez quiso ser periodista, se desempeñó en la radio universitaria y ahora está devenido en empleado municipal de baja monta, a punto tal que se lo ve cabizbajo y tristón; y no altanero como se lo supo ver cuando alguna vez se subió al caballo y no entendió que el que tiene los pies sobre la tierra es el caballo y no el jinete.

“En medio de esta crisis existencial del HCD, ocurrió la llegada de Estela de Carlotto generando una gran distracción a los concejales que debían tratar el tema de las cuentas preocupados para que el evento saliera lo mejor posible. Sin embargo eso no ocurrió, debido a que un ávido periodista incomodó a la Presidenta de Abuelas con una consulta sobre un tema que no esperaba y que derivo (sic, sin tilde) en un escándalo nacional”, dicen en una de las notas contra los concejales justicialistas, en donde el escriba pone “ávido periodista” en obvia referencia a Federico Capella, sin saber qué significa `ávido´. Ese término refiere de alguien que quiere o desea firmemente llegar a algo, o sea que lo correcto sería colocar, si esa era la idea “ávido por ser periodista”, pero eso es harina de otro costal. Asimismo, la nota asegura que la pregunta de nuestro cronista “incomodó a la Presidenta de Abuelas”. Por lo visto Federico Capella no solamente “incomoda” a Carlotto, sino también al jefe de estos pseudo periodistas.

“Gatica, por su parte, rodeado por integrantes de la comisión directiva del gremio y con el apoyo mediático de Federico Capella montó un lamentable espectáculo”, dice en la otra nota, ésta escrita por quien alguna vez quiso ser periodista pero solamente llegó a empleado municipal. Vayamos por parte como decía Jack, “apoyo mediático” le mandó el que no es apoyado por nadie. Lo que hizo este medio, a través de Federico Capella, fue dar información de que iba a haber una protesta de ATE por los despidos en la Municipalidad, y ese día fue a cubrirla, como hecho periodístico puro. Flaco, hacete un favor, no escribas más, porque la ponzoña que destilás te hace más mal a vos que a los que vos intentás escrachar. Hoy no sos un tipo creíble, sábelo. Pero además, en esta nota, el pasquín de Ponce, miente, porque en su ponzoñoso intento de desprestigiar gente, asegura que la movida de ATE fue por el despido de Jorge Cavallaro, cuando en realidad fue por, al menos, cuatro despedidos por la gestión Ponce. Del otro pibe despedido del Estacionamiento Medido por postear críticas a la gestión en Facebook, el flaco que alguna vez quiso ser periodista, no lo menciona en la nota, tal vez porque el motivo para echarlo no solo que es insólito, sino también estúpido.

Una de las cosas inentendible de estos personajes de nuestra querida provincia, tiene que ver con la incoherencia, puesto que este mismo pseudo periodista devenido en empleado municipal sostiene que a este medio “no lo lee nadie”, por lo que le preguntaríamos, flaco si no nos lee nadie ¿Por qué te gastás en intentar desprestigiarnos? ¿Porque es una orden de tu jefe, a la que no te podés negar? Tristísimo lo tuyo, dijera alguien cercano a Ponce.

Ponce, políticamente, está en medio de un desierto sin brújula y no sabe para dónde salir. Primero se abrazó a Alberto Rodríguez Saá, perdonándole la Carta a Massera antes que Estela de Carlotto; y cuando Alberto le pegó un patadón en el tujes, quedó de nuevo solo, ante lo que no dudó en pasar a las filas del macrismo, anunciado por el propio Presidente como “intendente de Cambiemos”, cuando fue electo y reelecto por el kirchnerismo. De Rodríguez Saá aprendió a utilizar la difamación como bandera política ante su propia inoperatividad y del macrismo a utilizar la fuerza pública para evitar que haya protestas por su pésima gestión.

Esto muestra a las claras que todo parecido de Ponce con los Rodríguez Saá y los Macri, no es casualidad: Es escuela y es un pésimo alumno.

Carlos Rubén Capella
lanoticiaensl@gmail.com




Volver Atrás
IMPORTANTE!!! La Noticia en San Luis NO TIENE RESPONSABILIDAD ALGUNA sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite, LNSL Se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.