LA NOTICIA

en San Luis

2018-05-16 Columna: Pateando el tablero!

Por Johana Gómez

En tiempos difíciles, amigos son los amigos


Una gestión presidencial en busca de un gran acuerdo nacional. El peronismo puntano en la sintonía del macrismo. Y la izquierda como la única y verdadera oposición al ajuste y los tarifazos.

"Vamos a seguir haciendo gradualismo", dijo el Presidente Mauricio Macri después de una reunión con sus funcionarios en la Casa Rosada. Pero su Jefe de Gabinete, Marcos Peña, pidió que la oposición se sume a un gran acuerdo nacional para atenuar la crisis financiera que atraviesa el país. En síntesis y traduciendo el idioma cambiemita, el ajuste y los tarifazos van a seguir.

Sin embargo, la continuidad de los ataques al bolsillo de los trabajadores y sectores populares tendrá de ahora en adelante el aval y acuerdo explícito de los principales senadores nacionales de la “oposición”, quienes firmaron recientemente un documento de apoyo a la gestión presidencial del macrismo.

Entre los firmantes del acuerdo se encuentran Miguel Ángel Pichetto y Rodolfo Urtubey (“Peronismo Federal”), Adolfo Rodríguez Saá (“Frente Unidad Justicialista San Luis”) y Claudio Poggi (“Avanzar y Cambiemos por San Luis”). Con la intención de “defender la gobernabilidad en momentos difíciles para el país”, este apoyo al gobierno nacional es un adelanto de lo que pasará en las próximas semanas con el proyecto de Ley que busca atenuar las subas de tarifas en los servicios públicos cuando comience a tratarse en la Cámara Alta del Congreso de la Nación.

Como lo viene haciendo desde que “Cambiemos” arribó a la presidencia y como lo hizo con todas las leyes que el Ejecutivo Nacional impulsó, incluida la reforma (estafa) previsional contra los jubilados y beneficiarios sociales, el peronismo se prepara para volver a donarle “gobernabilidad” a un macrismo que se encuentra cerca del abismo. Esta vez para profundizar no sólo el ajuste sino también la devaluación del peso y la injerencia norteamericana sobre la economía argentina, a través del endeudamiento externo con el “Fondo Monetario Internacional” (FMI).

Los amigos de Macri en suelo puntano

Las políticas de ajuste que viene impulsando el gobierno nacional hace rato que han traspasado las fronteras de la provincia. Una muestra de ello está en los datos oficiales publicados recientemente por el INDEC que registraron una inflación de 2,7 % en el mes de abril, dejando una suba de precios del 9,6 % en lo que va del año y del 25,5 % en los últimos doce meses.

Tales índices son concluyentes para reafirmar que el aumento salarial decretado por el Gobernador Alberto Rodríguez Saá (21 % dividido en tres cuotas de 7 %) hace rato que ha sido licuado por la inflación. Al mejor estilo Macri, el gobierno provincial mete mano en el bolsillo de los trabajadores de San Luis con salarios por debajo de la canasta básica familiar y con impuestos provinciales que desde el 2015 a la fecha (tan solo tres años) han aumentado un 262 %. A esto hay que sumarle los despidos que están habiendo en las reparticiones del Estado provincial como en la salud pública, los despidos en el sector privado como en la fábrica Canon, las suspensiones arbitrarias en la Industria de la Alimentación como en Arcor y Bagley, la cada vez mayor precarización laboral, y los ataques presupuestarios a la educación pública con la implementación de las escuelas generativas que amenazan el trabajo y la estabilidad laboral de los docentes provinciales.

Sin embargo, hay otro gobernante que también aplica las mejores recetas del macrismo en épocas difíciles, a saber: Enrique Ponce, Intendente de la Ciudad de San Luis. Con un ya acordado aumento del 25 % en el boleto de la empresa Transpuntano que pasará a costar $12,20 desde el 21 de mayo, con las subas de las tasas municipales que desde el 2015 al 2018 (también solamente tres años) han aumentado un 400 %, y con una alarmante precarización laboral en las reparticiones del municipio, no hay salario que pueda aguantar semejante saqueo.

La conclusión de todo esto es que, de un sector político al otro, la lógica es la misma: descargar la crisis sobre el pueblo trabajador. En tiempos difíciles, los amigos son los amigos para la casta política gobernante, mucho más a la hora de ajustar el salario de los trabajadores, saliendo a defender los márgenes de rentabilidad de sus colegas o de sus amigos empresarios.

La única y verdadera oposición es la izquierda

Frente a esta crisis, el “Partido de Trabajadores por el Socialismo” (PTS) con Nicolás Del Caño y Myriam Bregman (referentes nacionales del “Frente de Izquierda”) propone un programa alternativo al de los ajustadores y devaluadores macristas y peronistas.

Nacionalizar la banca para unificar los ahorros de los trabajadores y el sistema de crédito que les permita tomar en sus propias manos el destino de los fondos, y acabar con la especulación y las ganancias millonarias del sistema financiero. Esto debe ir acompañado del monopolio estatal del comercio exterior, porque los responsables de esta crisis se encuentran entre los grandes agropecuarios, industriales y empresarios que explotan los recursos naturales, quienes retienen la producción y manipulan la economía para obtener más ganancias con el aumento del dólar y la reducción de las retenciones.

También es necesario anular los tarifazos, dando un primer paso con la ley que los retrotrae. Pero la solución de fondo es que los servicios básicos de la población no estén para el enriquecimiento privado de los empresarios. Por eso, la izquierda propone su re-estatización, bajo gestión de los mismos trabajadores del sector y control de los usuarios que son quienes entenderán sus propias necesidades para mejorar los servicios sin convertirlos en fuentes de ganancias.

Por último, se hace fundamental exigir a las centrales sindicales que rompan la tregua y llamen a un paro activo general mediante el cual se pueda expresar la bronca que hoy recorre los lugares de trabajo. El descontento generalizado que se viene expresando en las encuestas, con la caída en los niveles de popularidad de Macri y el resto de la casta política gobernante, tiene que pasar al terreno de la lucha por romper los techos salariales impuestos por decreto o paritarias, conquistando un salario básico que cubra los costos de la canasta familiar.

Estos son momentos para girar a izquierda y darle una salida propia de los trabajadores a la crisis actual que tenga como principal estandarte aplicarles el ajuste a los que más fortuna tienen a costa del empobrecimiento de las grandes mayorías, es decir, a los grandes empresarios, terratenientes y sus representantes políticos.

Johana Gómez - Referente provincial del PTS – Frente de Izquierda




Volver Atrás
IMPORTANTE!!! La Noticia en San Luis NO TIENE RESPONSABILIDAD ALGUNA sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite, LNSL Se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.