LA NOTICIA

en San Luis

2018-05-09 Columna: Pateando el tablero!

Johana Gómez

Hay que anular los tarifazos y defender el salario de los trabajadores


Como en la dictadura genocida de 1976, la crisis inflacionaria del período 1989-1991 y la crisis económica del 2001, la casta política gobernante junto a los grandes empresarios preparan un nuevo saqueo al bolsillo del pueblo trabajador. Que no se repita la historia, que la crisis la paguen ellos.

El gobierno nacional está pasando por una gran crisis política y económica producto de los tarifazos y la subida inescrupulosa del dólar y las tasas de los bancos. Todas las medidas tomadas por “Cambiemos” para contener la corrida cambiaria contra el peso, perjudicarán en lo inmediato al pueblo trabajador, ya que además de la subas de tarifas, la inflación -cada vez más creciente- va a licuar una parte mayor del salario, más aún, si los trabajadores no logran superar el techo a las paritarias impuesto por el macrismo y la burocracia sindical (15 %), y si el crédito al consumo sigue encareciéndose.

Macri y compañía han decidido saquear aún más el bolsillo de los trabajadores con un tarifazo que solamente beneficia a las grandes empresas de servicios. Ahora, con la devaluación en curso, la inflación seguirá subiendo y para millones de personas será imposible llegar a fin de mes. Mientras las tarifas de algunos servicios han aumentado más del 1.000 % (10 veces) desde que el macrismo llegó a la Casa Rosada, las empresas que los gestionan aumentaron sus ganancias fabulosamente a costa de las necesidades de los más humildes.

Ante la crisis política y económica reinante, el gobierno cambiemita propone que los trabajadores banquen las enormes ganancias de las empresas de servicios privatizadas, aunque los salarios no cubran la canasta básica familiar y aunque millones de personas no tengan red de gas, cloacas o agua potable.

Por su parte, el peronismo con Cristina Kirchner y Alberto Rodríguez Saá a la cabeza, propone que se convaliden los aumentos de tarifas hasta el mes de noviembre del año pasado y, a partir de ahí, que se sigan aumentando todos los años, pero en menor medida. Con esto y junto al oficialismo nacional amarillo, avalan y aceptan el esquema privatizador impuesto por Menem hace 25 años atrás. Incluso el kirchnerismo, que durante 12 años de mandato presidencial bancó a las empresas privatizadas con subsidios millonarios, llegó a darles más de 160 mil millones de dólares. De haber tenido una política a favor de los trabajadores, habría destinado ese dinero para afrontar las necesidades de salud, educación y vivienda del pueblo, y mejorar la infraestructura de los servicios básicos.

¿Qué propone la izquierda?

Los servicios básicos de la población no pueden ser un lucro y un negocio en manos de un puñado de empresarios. Por eso, antes que nada, hay que anular los tarifazos de toda la gestión macrista.

El “Partido de Trabajadores por el Socialismo” (PTS) plantea que es necesario investigar qué hicieron las empresas privatizadas con los multimillonarios subsidios que recibieron de todos los gobiernos de turno. Pero, la salida de fondo para terminar con estos negociados y poder resolver las necesidades básicas de la gran mayoría del pueblo trabajador es nacionalizar las empresas de luz, agua, petróleo y gas, así como todo el transporte público. Y para que no queden en manos de empresarios amigos o funcionarios corruptos, tienen que estar gestionadas por los mismos trabajadores y controladas por comités de usuarios populares. Sólo así, los servicios que necesita el pueblo para vivir serán accesibles para todos, de calidad y respetuosos del medio ambiente.

Ante los nuevos aumentos de tarifas en los servicios básicos, hay que salir a las calles y tirar abajo el tarifazo. A Macri y sus amigos empresarios no se los para con proyectos de Ley y con declaraciones o movilizaciones testimoniales, mientras las facturas siguen llegando a los hogares humildes. Hay que unir toda la bronca popular en una medida contundente y no esperar pasivamente las votaciones en el Congreso Nacional o los vetos presidenciales de la Casa Rosada.

Es necesario exigirles a las centrales sindicales que terminen con la tregua hacia el gobierno nacional, los gobernadores e intendentes. Los sindicatos tienen que convocar en lo inmediato a un paro general, nacional y activo con movilización, siguiendo el camino del 18 de diciembre del año pasado contra la reforma previsional y, esta vez, lograr frenar este nuevo saqueo a los sectores populares, anulando el tarifazo, defendiendo el salario de los trabajadores y tirar abajo la inminente reforma laboral.

En este sentido, los trabajadores necesitan dar pasos urgentes en la construcción de su propio partido, para dar esa salida por izquierda a la crisis actual, para que no se repita lo mismo que en el `76, el `89-`91 y el 2001, y para que el ajuste que haya que hacer se aplique sobre los grandes empresarios y la casta política gobernante.

Johana Gómez - Referente provincial del PTS - Frente de Izquierda




Volver Atrás
IMPORTANTE!!! La Noticia en San Luis NO TIENE RESPONSABILIDAD ALGUNA sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite, LNSL Se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.