El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, repudió la muerte de un estudiante de secundaria en una manifestación opositora en la región occidental de Táchira y ratificó que los policías responsables del hecho están presos.
Maduro afirmó que los policías fueron provocados por un grupo de manifestantes en la ciudad de San Cristóbal y uno disparó contra el estudiante, en un hecho «inverosímil».
«Condeno este hecho y envío mis condolencias a los familiares de este muchacho, que fue asesinado en un hecho de violencia», señaló en su programa de radio y televisión, «En contacto con Maduro», según consigna un despacho de la agencia DPA.
El gobernante dijo que un grupo de manifestantes «enmascarados» estaban realizando una protesta en la ciudad de San Cristóbal, donde ocurrió el incidente, cuando «se produjo un hecho inverosímil, pasaron unos policías por ahí, se enfrentaron a la protesta.
Agregó que los responsables están presos y ahora la justicia establecerá la verdad de lo sucedido. «Esto nos tiene que llamar a la reflexión. Basta de violencia, se lo digo a los jóvenes de la derecha, que los envenenan de odio, de deseos de venganza», dijo.
El mandatario señaló que los generadores de violencia son formados en «sectas de la derecha» y afirmó que en Venezuela «no se justifica ningún tipo de violencia, porque los muchachos tienen garantizada la educación gratuita».
El estudiante murió de un balazo en la cabeza durante una manifestación en Táchira, donde el año pasado se iniciaron las protestas contra el gobierno.
La Fiscalía General informó que por los hechos imputará a un agente de la Policía Nacional Bolivariana. El defensor del pueblo, Tarek William Saab, dijo que además del agente acusado fue detenido otro policía.
La ministra del Interior, Carmen Meléndez, confirmó la muerte del joven de 14 años, quien aparentemente se encontraba en medio de una protesta en la Universidad del Táchira, en la ciudad de San Cristóbal, la cual era sofocada por la policía.