El presidente estadounidense manifestó su respaldo al retiro de Cuba de la lista del Departamento de Estado sobre países que apoyan el terrorismo, un paso clave para avanzar en las relaciones bilaterales retomadas en diciembre. Si el Congreso no emite una resolución en contra dentro de los próximos 45 días, se promulgará la decisión.
«Hoy (por ayer) el presidente de EEUU envió al Congreso el informe y las certificaciones requeridas que indican la intención de la Administración de rescindir la designación de Cuba como SSOT (siglas en inglés de Estados Patrocinadores del Terrorismo)», indicó el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca en su cuenta oficial de Twitter.
Cuba aparece cada año, desde 1982, entre los países a los que Estados Unidos considera promotor del terrorismo. Las razones para mantener hasta ahora a Cuba en dicho grupo -en el que comparte espacio únicamente con Irán, Sudán y Siria- son su presunta acogida a miembros de la organización terrorista vasca ETA y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), además de algunos fugitivos de la Justicia estadounidense.
Como parte del histórico anuncio del 17 de diciembre pasado para la normalización de las relaciones bilaterales, Obama ordenó al Departamento de Estado una revisión para la presencia de la isla en esta lista. El informe de la cartera emitió un informe técnico favorable al respecto a fines de marzo.
En una breve carta de apenas cuatro párrafos, Obama expresó al Congreso que estaba en condiciones de certificar que «el gobierno de Cuba no ha proporcionado soporte al terrorismo internacional en los últimos seis meses». Además, afirmó el mandatario en la carta, «el gobierno de Cuba ha ofrecido garantías de que no apoyará actos de terrorismo internacional en el futuro».
En una nota oficial, la Casa Blanca informó que la normativa legal determina que el presidente debe informar al Congreso sobre el caso 45 días antes de que cualquier decisión entre en vigor. En ese período, el Congreso, dominado por los adversarios republicanos de Obama, puede bloquear medidas mediante una resolución bicameral.