El asesino disparó 13 veces contra la casa de la víctima. Usó una pistola calibre 9 mm. Poco después fue apresado en su domicilio.
Hubo una discusión. Reclamos por un conflicto de vieja data. La situación escaló al punto de que uno de los dos hombres, cuando su interlocutor le cerró la puerta en la cara, tomó una decisión que desencadenó una tragedia irreparable. El enajenado disparó 13 tiros contra la casa de su rival.
Según consignó Tiempo Argentino, una de esas balas atravesó un vidrio y guiada por la desgracia impactó con terrible precisión en la cabeza de Byron Magallanes, un bebé de once meses que dormía en los brazos de su madre, ajeno a la locura que se desarrollaba en la puerta de su casa. El niño murió una hora y media después cuando era atendido en un hospital de la ciudad de Paraná. El tirador fue detenido poco después del mediodía.
Todo comenzó el sábado cerca de las 08:00 en una vivienda ubicada en Los Minuanes II y Gianelli, del barrio Anacleto Medina de la capital de Entre Ríos, donde el abuelo Byron, «Taco» Sosa, se encontraba en la puerta cuando fue abordado por otro hombre.
Se trataba de José Luis Palma, un conocido con quien Sosa tenía «conflictos de vieja data», según explicaron fuentes policiales, lo que motivó una discusión.
Cuando el abuelo de la víctima entró a su casa Palma sacó su pistola calibre nueve milímetros y comenzó a disparar contra la propiedad.
«El muchacho estaba discutiendo con mi papá, se ve que el otro fue a buscar el arma. Yo cuando escuché los disparos pensé que habían matado a mi viejo, pero no, era que mató a mi bebé», contó apesadumbrado a Elonce TV, Leandro Sosa, padre de Byron.
«Había siete criaturas en la casa, le pidieron que no tirara, pero no le importó nada», detalló a su vez un tío del niño asesinado que fue testigo del hecho.
Tras el ataque, Palma escapó rápidamente del lugar y minutos después llegaron efectivos de la policía entrerriana.
«Llegado al lugar personal policial, se tomó conocimiento que había una persona lesionada de arma de fuego en la zona craneal», explicó a los medios locales el subjefe de la Policía Departamental Paraná, Guillermo Rondán.
El jefe precisó que el bebé «se encontraba dentro del domicilio, y recibió un impacto, presumiblemente de un arma 9 mm, en la zona occipital».
Byron fue llevado de urgencia al hospital de niños San Roque de Paraná, donde falleció alrededor de las 09:30.
En tanto, el personal de la división Homicidios desplegó un operativo en distintos puntos de la capital provincial para ubicar a Palma, quien fue detenido en su casa del barrio Santa Rita.
El detenido quedó a disposición del fiscal Juan Malvasio, que tiene a su cargo la investigación por el homicidio.